Hacía tiempo que no traía por aquí casas de estilo industrial (y eso que sabéis lo mucho que me gustan). Sí que hemos visto viviendas de estilo ecléctico, que incorporaban elementos industriales, como parte del mix de estilos, pero esta que hoy quiero compartir con vosotros es un ejemplo perfecto y puro estilo industrial.

Se trata de un garage, reconvertido en loft, en Amsterdam. La reforma ha sido llevada a cabo por la firma holandesa Bricks Amsterdam (que se ha encargado de todas las fases del proyecto) y cuya filosofía está perfectamente encarnada en esta vivienda.

Tanto en la arquitectura como en la decoración la premisa fundamental ha sido preservar el espíritu de la construcción original, por lo que se ha optado por conducciones y paredes (en la mayoría de las ocasiones) a la vista, suelos de cemento, carpintería metálica, paleta de colores apagados, etc..., y muebles de clara procedencia industrial cuando no vintage, casi todos adquiridos en tiendas de segunda mano. El resultado es magnífico, con un estilo masculino y una personalidad muy marcados.

¿Mi estancia preferida? El salón, con esos rotundos sillones de cuero envejecido, arte en las paredes y rompiendo un poco la seriedad del conjunto una delicada alfombra, de estilo clásico, en el centro.

Procedencia de las imágenes: Bricks Amsterdam
 
Top