Nos adentramos en la casa del sueco Musse Hasselvall, una persona multifacética que lo mismo gana medallas en artes marciales, que diseña ropa interior, trabaja como actor o dirige películas. Esa misma versatilidad en su vida es la que presenta el apartamento en el que vive, desde hace 13 años, en el barrio de Odenplan, en Estocolmo.

Compulsivo coleccionista de todo aquello que le gusta (botes de colores, cristalería, gadgets electrónicos, arte moderno...), la casa es un arco iris resultante de los múltiples colores de las piezas que atesora. Suman colorido al conjunto las baldosas (de estilo hidráulico) que hay en los suelos de buena parte de la casa.

En cuanto a la decoración, una buena suma de piezas (tanto nuevas como de segunda mano) que Musse ha ido adquiriendo. El conjunto (un buen ejemplo de estilo ecléctico, muy alejado del patrón nórdico al que estamos acostumbrados) desprende personalidad en cada rincón, ¿no os parece?

Procedencia de las imágenes: Rumhemma
 
Top