Me encanta el efecto sorpresa en decoración porque da personalidad y un toque distintivo a los espacios que habitamos. Un elemento decorativo fuera de su lugar habitual, en una ubicación diferente para la que fue concebido, un mueble que pasa del exterior al interior o con una función distinta a la que tuvo en su momento, imprimen singularidad a cualquier proyecto decorativo.

Por eso me encantan todas estas mesitas de salón que os muestro en el post de hoy. Una antigua bobina industrial, un palet de obra, dos bancos emparejados, un viejo baúl de viaje, unos troncos al natural, una banqueta de cocina, un archivador de oficina, una carretilla de fábrica..., hacen aquí funciones diferentes a las que tuvieron, han sabido adaptarse a otros usos y se muestran perfectas en su nueva ubicación.

Son todas ellas, además, un punto focal importante ya que se encuentran en un lugar protagonista, en el medio del salón, con lo que ganan en atención y le añaden un plus diferenciador.

¿Qué os parecen? ¿Pondríáis una mesita de este tipo en vuestro salón?

Todas las imágenes proceden de mis paneles de inspiración en Pinterest.


¡FELIZ FIN DE SEMANA!
 
Top