Habrá quien se rasgue las vestiduras ante la afirmación del título de este post. Ya intuyo a mis lectores masculinos (sí, sí, no es un mito, los hay!!) escribiendo comentarios poniéndome verde o, cuanto menos, diciendo eso de "lo dirás por ti, porque yo soy el summum del orden y la limpieza". En fin, que el título está puesto con intención irónica, porque yo soy de los que creo que el género de una persona no tiene nada que ver con su disposición al orden.  

Toda la retahila anterior no tiene otro objetivo que presentaros el dormitorio del fotógrafo estadounidense Taylor Hoff, una habitación espaciosa, con mucha luz y con pocos muebles, en la que lo que más me ha llamado la atención son las soluciones de almacenaje para la ropa y los zapatos, que, aunque están totalmente abiertas (no hay un solo armario con puertas), presentan un gran orden  y una limpieza visual realmente envidiables.

Después de ver esta habitación no nos queda otra que concluir que.. ¡un dormitorio masculino ordenado es posible!

Procedencia de las imágenes: Desire to Inspire
 
Top