La Ranarp es una de las últimas luminarias en llegar al catálogo de Ikea, pero ya se ha convertido en uno de mis productos indispensables de la firma sueca. Cuenta con un toque industrial pero suavizado, sin llegar al "brutalismo" y frialdad que tienen muchas de las lámparas industriales, por lo que es idónea para cualquier tipo de ambiente y de decoración.

Lo tenemos en cuatro modalidades: de trabajo (o de sobremesa), de techo, de pie y con pinza, para ponerla en la pared; y en dos colores: blanco hueso y cromo, con detalles dorados en ambas versiones, que destacan muchísimo y le dan una presencia muy interesante. El cable decorativo a la vista le aporta, asimismo, un toque muy moderno.

A mí me tiene totalmente ganado la Ranarp. A vosotros, ¿qué os parece?

Más información: Ikea


 
Top