Hoy en día, en que el hecho de tener un taburete de oficina o una taquilla de fábrica en la cocina es suficiente para que rápidamente le pongamos la etiqueta de "cocina de estilo industrial", encontrar un espacio como el que hoy os presento es dar por bueno todo un estilo.

Se trata de la cocina que Alastair Hendy, chef, fotógrafo de comida y propietario de una tienda culinaria, tiene en un loft que construyó en 1987 en el East End londinense. Está considerada como una de las primeras cocinas de este estilo, montada para uso doméstico. Esta cocina pionera es la que desató la "fiebre" de los armarios de acero inoxidable, la iluminación de laboratorio. Hoy en día es una uténtica reliquia, con un gran encanto.

Procedencia de las imágenes: Remodelista
 
Top