La selección española de fútbol se ha venido para casa, pero yo no me resisto a abandonar el país que celebra este año el Mundial de fútbol. Y no es porque sea yo muy dado al deporte del balón, ni como practicante ni como espectador, sino porque cada vez me llama más la atención lo que se está haciendo en Brasil en el tema de la decoración.

Es bien conocida la presencia que por allí tuvieron, durante los 60 y 70, una serie de creadores que interpretaron de una manera muy personal la efervescencia del diseño escandinavo. En esta casa de Sao Paulo es visible la conjunción de los creadores de ambas partes del mundo. Las piezas brasileñas dialogan, sin interferencias, con las escandinavas, en forma de asientos icónicos, de aparadores de la época, etc.

Todo ello mezclado con una acertada dosis de arte y tenues pinceladas de color que aportan la energía y vivacidad tan presente en el país carioca.

Procedencia de las imágenes: Casa Vogue Brasil

 
Top