Nada más verla, sabía que tenía que compartir con todos vosotros esta vivienda porque es la plasmación de uno de mis sueños: tener una casa en la que los clientes puedan quedarse a dormir, como en un hotel, y si se encaprichan de una pieza de decoración, de un mueble, se lo pueden llevar puesto, porque todo está en venta.

Esa es la idea, que supongo que más personas también han puesto ya en práctica, de la propietaria de esta Guest House belga. Esta amante de la decoración, con una tienda en la que vende magníficos muebles vintage, de los grandes nombres (Eames, Jacobsen, Verner Panton...), junto a piezas adquiridas en sus múltiples viajes, cuando vio que se alquilaba esta casa, al lado de su tienda, no lo dudó.

Como era muy grande, con seis habitaciones, decidió poner en marcha un pequeño hotelito, en el que sus huéspedes se rodearan de los grandes iconos del diseño del XX y, si lo deseaban, llevárselos a su casa.

¡Qué lujo de establecimiento! ¿No creéis?

Todas las imágenes proceden de Elle Deco España, donde podéis leer el reportaje completo y ver el resto de fotografías.


 
Top