Me encantan los espacios de trabajo, los escritorios, despachos, bibliotecas..., supongo que será porque me paso casi una tercera parte de mi vida en uno de ellos (el del trabajo) y un poco más si contamos también el de casa. Y me gustan, sobre todo, esos lugares de trabajo llenos de personalidad, como el que quiero compartir hoy con vosotros.

Está en una casa sueca, cuya decoración es deudora de la ubicación en la que se encuentra, es decir, predomina en ella el estilo nórdico, con mucho color blanco, maderas claras, muebles funcionales de líneas simples. Y es dentro de ese esquema donde sobresale la mesa de escritorio que me tiene enamorado, una mesa vintage de madera oscura, de líneas clásicas, que representa un punto focal importantísimo, visible desde varios puntos de la vivienda.

Enfrentada a la mesa, una silla de los Eames, un clásico del diseño contemporáneo, que refuerza aún más la belleza del conjunto con su prefecto contraste de estilos.

Acaba de llegar, a La Tienda de Etxekodeco, una preciosa mesa rústica de cerezo, que podría muy bien formar parte de un conjunto de escritorio similar al que hoy os presento.





¿Qué os parece?

Procedencia de las imágenes de la vivienda: Alvhem
 
Top