Pues sí, aunque no lo parezca y aunque nos cueste creerlo, las imágenes anteriores pertenecen a un apartamento de tan solo 35 m2. Es la vivienda de los diseñadores de la firma francesa Maison Hand, quienes han trasladado la filosofía de su tienda a la casa en la que viven. Tenía yo muchas ganas de admirarla al completo, desde que vi algunas imágenes de ella en un número reciente del AD español. Sobre todo quedó grabada en mi retina la pared del dormitorio en la que una espectacular colección de espejos de caña hace de cabecero de cama.

El blanco inmaculado de suelos, paredes y techos da luminosidad a las estancias, al mismo tiempo que las agranda visualmente. El mobiliario, de tonalidades claras (con pequeñas excepciones en algunas de las piezas recuperadas), también ayuda a conseguir esa amplitud.

¿Un must? Bueno, en realidad son dos, la mencionada pared del dormitorio y el encantador comedor con sillas desparejadas y una increible lámpara.

Procedencia de las imágenes: Nicety

 
Top