Ando preparando un viaje para dentro de unos meses a Copenhague y, como siempre hago, investigo un poco acerca de los locales y tiendas que no debo perderme. Así he llegado a Nº 40 Copenhagen, una tienda de decoración que se sale totalmente del concepto que tenemos acerca del diseño danés. Nada de aparadores de teca ni cómodos sillones, ni rastro de las tonalidades grisaceas gustavianas, aquí lo que prima es el hierro, la madera en bruto, el estilo industrial más afrancesado.

Lámparas Jieldé, focos de cine, pesados archivadores metálicos de oficina, sillas plegables y mesitas de bistro francés pueblan el espacio de esta tienda danesa, que apuesta por el estilo industrial, perfectamente combinable con el mobiliario danés más típico. Y ahí, en ese mix, en el eclecticismo, está la decoración ganadora.

Yo, desde luego, en mi próximo viaje a Copenhague (del que ya os daré cuenta) no me la pierdo. ¡Pintaza!

Procedencia de las imágenes: Remodelista




 
Top