La inspiración para este post me llegó, como tantas veces, leyendo los blogs que frecuento dentro de la decoblogosfera. En este caso en concreto vino, el otro día, de la mano del blog Antioquía, de mi compañera Belén, quien nos ofrecía una magnífica vivienda (en la última imagen), llena de dramatismo y teatralidad, y en la que los espejos eran los protagonistas absolutos de la práctica totalidad de los espacios.

Aparte de su objetivo funcional, que no hace falta recordar aquí, los espejos cumplen un papel destacado en la decoración, multiplican espacios, reflejan objetos, aportan luminosidad y, sobre todo, decoran. Yo no sabría vivir en una casa sin espejos, los tengo por todos los lados, de todos los estilos y tamaños, me aportan confortabilidad.

En La Tienda de Etxekodeco tenemos varios, de estilos diferentes, desde un par de espejitos de estilo barroco, con marco de madera, a un precioso espejo con forma de reloj de bolsillo, pasando por mi adorado espejo sol de los años 50. Cualquiera de ellos aportará un toque de personalidad allí donde lo coloquéis.






Las imágenes 1 a 12 proceden del blog Design Sponge.


¡Qué disfrutéis del fin de semana!


 
Top