Desde siempre me han llamado la atención los suzanis, estas coloridas piezas de tela (generalmente algodón, hilo o seda) bordada con hilo de seda, que en muchas ocasiones vemos a los pies de la cama en muchas revistas de decoración. Hacía mucho que me había fijado en los suzanis, decía, pero fue ver uno de ellos en uno de los dormitorios de la casa de David Moya, de Alquian (en la penúltima fotografía), para terminar de convencerme de que necesito una de estas piezas. ¡Y en ello ando!

Los suzanis son originarios de las tribus nómadas de Asia Central, donde se usaban para adornar la sala de bodas y también para cubrir la cama de los recién casados, por ello los motivos más frecuentes de los bordados son elementos vegetales, como símbolo de vida y de fertilidad, y siempre ostentan una variedad cromática muy abundante, de la que sobresalen los colores berenjena y marrones, peto también rojos y tonos naturales.

El principal foco de producción actual está en Uzbekistán. En España podemos encontrar una gran variedas de ellos en la tienda online de Alquián, y en tiendas como Becara, entre otras.

A mí me encantan porque aportan un toque de vivacidad y de colorido en la habitación, además de imprimir esa esencia multicultural que tanto me gusta en decoración.

Más información sobre Suzanis en este interesante artículo de Nuevo Estilo.

Todas las imágenes proceden de mis paneles de inspiración en Pinterest.
 
Top