Estoy seguro de que a todos se nos iluminará la cara y miraremos con ojos sorprendidos las imágenes que ilustran el post de hoy. Y a todos nos vendrán a la mente recuerdos de nuestra niñez porque todos nos hemos sentado durante una buena parte de nuestra vida en sillas como estas. Entonces quizás las odiábamos por lo que representaban. el cole, la obligación de estar allí sentados cuando lo que deseábamos era estar trasteando por toda la clase..., pero, sobre todo, porque nos dolía el "culo" de pasar el día sobre esa superficie dura.

Pues bien, ahora vuelven a la actualidad y forman parte del look industrial en la decoración de nuestras casas, de esa tendencia (que a mí me gusta tanto!!!) a sacar de su contexto habitual determinadas piezas para ubicarlas en otros espacios donde se convierten en elementos focalizadores y añaden personalidad a los espacios. 

Las antiguas sillas de colegio han entrado, como pieza decorativa y funcional, a nuestros hogares y no es difícil verlas en comedores, en habitaciones infantiles, incluso en dormitorios como mesilla de noche; también en bares, restaurantes y locales comerciales.

Si queréis conseguir este look en vuestras casas, podéis echar un vistazo a estas sillas de colegio francés de los 70 que tenemos en La Tienda de Etxekodeco, de madera y metal pintado en un llamativo color amarillo.




Vovemos al colegio. ¿Quién se apunta?

Todas las imágenes, excepto las tres últimas, proceden de mis paneles de inspiración en Pinterest.
 
 
Top