Las he descubierto hace nada y hoy quiero compartirlas con todos vosotros porque las fotografías de Richard Tuschman son de esas que no se olvidan fácilmente, dejan un poso entre amargo y nostálgico pero, ante todo, son magníficas obras de arte.

El neoyorquino Richard Tuschman reconstruye fotográficamente la iconográfica y el estilo del célebre pintor estadounidense Edward Hopper. Para hacerlo, construye una escena interior inspirada en las pinturas de Hopper y restaura la iluminación lateral y las atmósferas misteriosas a las que Hopper es tan aficionado, utilizando Photoshop. Los modelos que están representados se muestran como perdidos y vulnerables, sumidos en sus pensamientos, entre la desesperación y la resignación.

Me encanta la atmósfera que transmiten estas imágenes, a caballo entre la pintura y la fotografía. ¿Y a vosotros?

En YellowCorner podéis haceros con algunas de estas fotografías. Yo ya le tengo echado el ojo a la tercera!!!

¡FELIZ FIN DE SEMANA!

 

 
Top