Desde que lo descubrí, vivo obsesionado con las fotografías del holandés Erwin Olaf. Considerado como un maestro de la fotografía actual, su obra es conocida por explorar diferentes temáticas controvertidas: cuestiones de género, temas sociales, convenciones burguesas, desde un punto de vista estético y muy personal. Sus instantáneas tienen ese estilo particular (visual, emocional y, sobre todo, dramático) que las hace tan reconocibles.

Pero lo que a mí más me llama la atención es la cuidada escenografía de cada una de estas fotografías, en las que nada queda al azar. Los interiores en los que se desenvuelven (mejor dicho, posan) los personajes de estas imágenes, están milimétricamente calculados. Cada pieza de mobiliario, los textiles, los objetos decorativos que pueblan los diseños escénicos de Olaf son composiciones decorativas perfectas que sirven para enfatizar el alma de quienes los habitan.

¿Qué os parecen?

Procedencia de las imágenes: Studio Erwin Olaf

 
Top