Nos hemos ido hasta Viena para descubrir el apartamento de la diseñadora polaca Laura Karasinski, fundadora (en 2012) de "Atelier Karasinski", estudio de diseño gráfico, identidad visual, packaging... Laura es también una gran entendida en decoración, y todo esa sabiduría la ha aplicado, de manera magistral, a su propia vivienda.

El apartamento, de 150m2, está ubicado en el centro de la capital austriaca y la diseñadora ha sido la encargada de la reforma total del mismo. Mantuvo aquellos elementos característicos de la vivienda, como el precioso suelo de madera, en espiga, que actualizó puliéndolo o la carpintería interior (puertas y ventanas), y pintó toda la casa en color blanco, para ganar en luminosidad.

En cuanto a la decoración, la mayor parte de las piezas es vintage, adquiridas, durante ocho meses, en mercados de pulgas y en tiendas de segunda mano de Viena, París, Barcelona, San Francisco, Nueva York, y partes de Polonia. A estas piezas se suman otras de diseño, como sillas Eames, Acapulco, estantes "String" o alguna mesa Egon Eiermann. 

El resultado es un magnífico ejercicio de eclecticismo muy acertado, ¿no os parece?

Procedencia de las imágenes: Atelier Karasinski
 
Top