Del diseñador vasco Martín Azúa conocía el magnífico proyecto que realizó para la firma Camper, consistente en la alfombra de esparto Trepitjada, que reproduce las huellas de las pisadas, y que podéis ver en las imágenes anteriores. Pero ahora que ando buscando alfombras para mi casa, me he vuelto a topar con Azúa (quién, por otra parte, no solo diseña alfombras, como puede verse en su web) y sus dos nuevas creaciones para el suelo.

Se trata de las alfombras Magma y Dhiana, realizadas de manera totalmente artesanal por mujeres de la región de Murcia. Como se puede leer en la web, "las alfombras de esparto suelen ser redondas o rectangulares. Las mujeres que las confeccionan parten del centro y van generando círculos colocando la trenza de esparto y cosiéndola. Es una actividad  muy repetitiva que se suele realizar en equipos de dos o tres mujeres que hablan y cantan mientras trabajan, mientras sus manos fuertes se mueven con energía y precisión. Hemos desarrollado una serie de alfombras que sin romper su manera de trabajar genera formas muy diferentes a las tradicionales".

Las alfombras de Martín Azúa se entregan con una imagen impresa en papel, firmada y numerada, que sirve como certificado de autenticidad. Además, son series numeradas, limitadas a 750 unidades. Al ser realizadas artesanalmente, nos aseguramos, además, que no hay otra alfombra igual a la nuestra.









La de Martín Azúa es una auténtica reivindicación de un oficio artesano y tradicional, aplicado a unos diseños absolutamente contemporáneos, y significa la oportunidad de superviviencia de un "arte" ancestral que, de otra manera, se perdería.

¿No os parecen preciosas? Yo me lo estoy pensando!!!

Más información: Martín Azúa
 
Top