De todos los estilos, tamaños, colores, pero todas con un denominador común, las cocinas que protagonizan el post del finde no tienen reparos en mostrar en sus paredes diversos tipos de obras de arte. Estamos acostumbrados a colgar cuadros, fotografías, pósters, viejos carteles de comercio... en salones, habitaciones, pasillos, pero pocas veces nos decidimos a hacerlo en la cocina, por ejemplo, temorosos de que se vayan a ensuciar, a deteriorar.

Sin embargo, desubicar elementos decorativos de su "habitat" habitual (valga la redundancia), como en este caso las obras de arte en la cocina, es una de las acciones decorativas que imprimen mayor personalidad a una estancia. Ese toque "imprevisto" es el que dota de singularidad a nuestra cocina, como en todos estos ejemplos.

A mí me encanta y vosotros... ¿os atrevéis a poner obras de arte en las paredes de la cocina?


¡FELIZ FIN DE SEMANA!

Todas las imágenes proceden de mi  Pinterest.

 
Top