Todos los que me seguís regularmente sabeís que soy el fan número uno del eclecticismo decorativo, y hacía tiempo que no me encontraba con una vivienda que aunara de manera tan soberbia esta tendencia decorativa. Soy ferviente defensor del eclectisimo quizás porque soy indeciso por naturaleza, me cuesta quedarme solo con una cosa, en todas veo algo positivo, algo que me gusta, y de ahí que en decoración me suceda lo mismo. De todas formas, estoy convencido que del diálogo de estilos, de tendencias, de épocas, etc., es de donde salen los grandes proyectos decorativos.

Esta vivienda, publicada en el último número de la revista Nuevo Estilo y ubicada en la parte alta de Barcelona, es, como se desprende de las imágenes, la viva plasmación de un eclecticismo bien entendido. Su propietaria, la creadora de Matildas & Cook (un centro donde se aprende a cocinar en grupo y que también organiza talleres y cenas privadas), quería que su vivienda fuera, al mismo tiempo, residencia y centro de trabajo, por lo que el mix de estilos y la funcionalidad son visibles.

Lo que más sorprende en la decoración es la magnífica simbiosis entre estilos y piezas tan contrapuestas como el mobiliario industrial, el oriental o el retro más decidido, todo ello con una dosis perfecta de elementos femeninos y masculinos, potenciados por la mezcla de texturas (hierro, madera, cuero, etc.) En definitiva, un soberbio ejercicio de eclecticismo que aporta una gran elegancia y calidez al conjunto.

¿Mi preferido? El comedor, donde la mezcla está llevada al extremo, sin desentonar en ningún momento.

Todas las imágenes proceden de diferentes paneles de Pinterest, pero si deseáis ver más fotos de la casa y leer el artículo completo, no dejéis de visitar la web de Nuevo Estilo.
 
Top