Tiene apenas un mes de vida y ya se ha convertido en todo un referente dentro del mundo de los hoteles de lujo. El G-Rough está en la ciudad eterna, en Roma, y ocupa un edificio de cinco pisos del siglo XVII, en una pequeña plaza junto a la más conocida Piazza Navona. Los techos de madera, las paredes cuidadosamente desvencijadas y los suelos recuperados reflejan en todo su esplendor las capas de la historia que hacen de Roma una ciudad tan interesante.

La arquitecta encargada de la reforma, Giorgia Cerulli, se ha asegurado de preservar la mayor parte del edificio original, incluso dejando a la vista las capas de pintura y restos de los revestimientos en las paredes expuestas. El diseño interior ha corrido a cargo de Benedetta Salini y de Vittorio Mango, quienes han llenado las diez exclusivas suites del hotel con magníficas piezas del mejor diseño italiano desde la década de los 30 a la de los 70, con nombres míticos como los de Silvio Cavatorta, Gio Ponti o Ico Parisi, entre otros.

Un verdadero placer para los sentidos, ¿no os parece? De esas direcciones que conviene anotar en la agenda por si nos toca la lotería.

Procedencia de las imágenes: G-Rough

 
Top