Hace unas semanas compartía en mis redes sociales la última fotografía de este post, un magnífico baño en el que la inclusión de un elegante sillón de época, junto a otros elementos de procedencia más prosaica, como los cestos metálicos para ostras, le daba una personalidad muy acusada y le añadía rotundidad.

Es uno de los baños de la casa que la interiorista Isabel López-Quesada tiene en el campo, en los alrededores de la localidad de Biarritz, en el País Vasco francés. Es una zona que conozco muy bien, ya que son frecuentes los viajes que hago por los innumerables mercadillos de esa zona en busca de piezas para La Tienda de Etxekodeco. Siempre he tenido curiosidad en saber qué se escondía dentro de algunas de esas preciosas casas de la zona; ahora ya podemos ver por dentro una de ellas.

Fue una antigua granja, y ahora Isabel López-Quesada la ha convertido en su refugio donde pasar temporadas de decanso, fines de semana. Ha querido conservar la esencia sencilla, sin pretensiones, de la construcción, con una reforma simple y natural. La decoración se ha llevado a cabo con piezas de mercadillos de la zona, que ella conoce muy bien, y también de anticuarios de Madrid. Con todo ello se han conseguido unos espacios relajados y llenos de encanto, en los que lo verdaderamente importante es el descanso.

Precioso, ¿no os parece?

Procedencia de las imágenes: AD España
 
Top