De vez en cuando uno descubre (más bien redescubre) piezas de las que se enamora y que no se puede quitar ya de la cabeza. Es lo que me ha sucedido recientemente con la mítica silla de Pierre Jeanneret, todo un icono del diseño del siglo XX y, sin embargo, no tan reconocido como otros que vemos hasta en la sopa.

El suizo Pierre Jeanneret, arquitecto y diseñador, fue más conocido por su relación con Le Corbusier, de quien era primo y estrecho colaborador. En los años 50 idea su silla, reconocible por su forma angular de madera de teca y por su asiento y respaldo de caña, un diseño que recuerda mucho a los muebles coloniales y que queda perfectamente, como se aprecia en las imágenes, en cualquier tipo de espacio.

La silla, además, adoptó otras variantes, como las que vemos en las dos fotos siguientes, tapizadas en piel de diversos colores y que también son espectaculares.




Habrá que ir ahorrando (¡porque vaya precios que tienen!) para hacerse con una de ellas. ¡La quiero ya!

¿Qué os parece? ¿Os gusta?

Todas las imágenes proceden de mis paneles de inpsiración en Pinterest.
 
Top