A pesar de los muchos detractores que tiene el mundo de las redes sociales (hay que reconocer que, a veces, razón no les falta), a mí me parece un gran canal de comunicación entre gente de todo el mundo que tiene unos intereses comunes, y que de otra forma no llegarían a conocerse. ¿Qué por qué digo esto? Os lo cuento.

En mi pasado viaje a Roma, paseando por una de sus calles (concretamente el Corso Vittorio Emanuele), me llamó la atención el interior de una librería y decidí entrar. Aquí tengo que hacer un inciso para comentaros algo que quizás ya todos sabéis y es que no hace falta demasiado reclamo para que entre a todas las librerías y tiendas de decoración que encuentro a mi paso. Entré, saqué unas fotos y, sobre todo, quedé encantado del encanto (valga la redundancia) del local.

Cuando llegué al hotel, colgué una de las fotos en Facebook y rápidamente la gente comenzó a preguntarme por el nombre de la librería y me di cuenta de que no me había quedado con el nombre. Pero el otro día, una seguidora de Etxekodeco me facilitó el nombre ("Librería Invito alla Lettura"), la dirección exacta e incluso la página de Facebook de la librería. ¡Muchas gracias!

En cuanto al interior del local, las imágenes lo dicen todo. Una librería de las de antes que, con una decoración entrañable, llena de sabor añejo, invita verdaderamente a la lectura. Y además con una zona de café, con mobiliario recuperado, donde se puede disfrutar de un delicioso café italiano mientras se disfruta de la lectura.

Todas las fotografías son mías, excepto la 1, 3 y 4, del Facebook de la librería. 


 
Top